Los beneficios de acompañar a nuestros hijos a ver dibujos animados

Quizás no lo habíamos visto de esta manera pero uno de los primeros beneficios que trae dicha actividad ese centra en el hecho de compartir con nuestros hijos, de modo que puede emplearse de forma activa, cosas que alimentará la relación con ellos.

Tener conocimiento de qué dibujos animados les agradan nos brindará pistas sobre sus gustos, sentimientos, emociones, y aprendizajes. Del mismo modo, nos otorga la oportunidad de contar con los suficientes argumentos y escenarios a fin de poder complementar, ejemplificar y corregir los ejemplos que brindan tales personajes.

Disfrutar en familia, puede surgir viendo dibujos animados: esta es una gran oportunidad que tienen los padres para conectar con sus hijos y con su niño interno, situación que no solo es valiosa para los hijos, sino también para nosotros. Pongámonos en su lugar, quizás el hecho de que su papá o su mamá lo acompañe a ver dibujos sus animados, posiblemente sea considerado como un gran momento nutriendo su relación en el transcurso de sus vidas.

Compartir tiempo con los más chicos: este es sin duda uno de los más grandes beneficios de ver dibujos animados en compañía de nuestros hijos, el tiempo compartido. Quizás, una vez que ya sean adultos no recuerden el dibujo animado que veían junto a sus padres, pero de algo podemos estar seguros es de que recordarán cómo los hacía sentir su compañía en ese tiempo. 

Debemos supervisar los dibujos animados que los niños ven: quizás no lo sabemos, pero gran número de dibujos animados no se encuentran orientados para niños de todas las edades aunque nos parezca En tal sentido, debemos aprovechar la oportunidad para observar, el tipo de cómics que disfruta nuestro hijo. Es recomendable evaluar si el contenido resulta violento o el lenguaje empleado no es acorde a su edad, pues sin saberlo, muchos niños, adoptan patrones inadecuados que observan en la televisión.

El tiempo de exposición a los dibujos animados debe ser regulado: inicialmente es recomendable sentarnos con ellos a verlos para descubrir si existe un exceso de televisión, de ser así, entonces habla al respecto sin quitarle la televisión por completo ya que eso solo creará conflicto. La sugerencia es programarnos para ver en su compañía algunas series animadas para que adquiera paulatinamente el hábito de ver televisión solo por un tiempo determinado.

Orientar constantemente al niño sobre lo que esta observando: cuando vemos los dibujos animados junto a nuestros hijos, tenemos la oportunidad de orientarlos sobre aquello que esta percibiendo y ayudarle a realizar un contraste con la realidad. Si notamos que no esta asimilando de forma correcta lo que ve, entonces debes aprovechar ese momento para aclarar lo qué es la realidad y la ficción. Así mismo, se pueden aclarar las dudas que vayan surgiendo a medida que se observan los dibujos animados.

Una gran sensación de bienestar y excelente ánimo: siendo este un momento para compartir con abundantes risas y con la complicidad que tiene lugar al disfrutar de los dibujos animados, nos brindará una sensación de armonía que se traduce como bienestar común, por lo que ambos se encontraran mejor humor y disposición, lo que ayuda como tiempo compartido reforzando los lazos de amor y confianza, fomentando un buen ambiente para hablar en familia.