Las mejores series para adultos animadas

«Ver muñequitos» aún en la actualidad le resulta a un sinnúmero de personas una práctica infantil y así ha sido desde gran parte del siglo XX. Series animadas que son un clásico como por ejemplo: Tom y Jerry, El coyote y el correcaminos o Silvestre y Piolín, se convirtieron en la clave de la infancia de toda una generación.

Llegada la década de los 90, se dio paso a series cuya temática era más adulta, notándose un gran giro en la animación. Estos personajes eran más complejos, mostrando a su público situaciones que eran más arriesgadas.

Entre las primeras de este género se encuentran los Simpson, la misma marcó la pauta demostrando con su fuerte crítica a la sociedad norteamericana que la animación no es algo que se pueda subestimar. Todas cuentan con un tipo de humor bastante característico pero con algo en común y es que «los muñequitos» no son solo cosa de niños. 

The Critic

Es una serie que cobró vida a manos de dos de los productores y guionistas de Los Simpson. Si personaje principal, Jay Sherman, era un tipo que no tenía idea de cómo manejar su vida, pero sí sabía lo necesario para ser un buen crítico de cine: decir «es basura».

Detrás de esa fama de crítico ácido, desde luego se escondía un tipo que cargaba con una profunda inseguridad. The Critic se encargó de hacer una crítica reciente a los personajes y productos que se habían generado en la cultura pop del momento; en donde deberían incluirse nombres más recordados como Beavis and Butt-Head o Celebrity Deathmatch. 

Duckman

Su personaje principal lo creo Everett Peck para el cómic Dark Horse, alcanzando la cumbre de su popularidad cuando Jeff Reno y Ron Osborn lo convirtieron en el protagonista de su propio programa de TV. Ésta fue una serie que se emitió durante cuatro años, a través de USA Network y en la actualidad se debe incluir en la lista de títulos como Bojack Horseman y Rick & Morty. Duckman, del mismo modo que Bojack o Rick, fue un personaje que combinó hedonismo, incorrección y nihilismo, además de mucha rabia que fue liberada en monólogos bastante brillantes.

La vida de Duckman transcurre en medio de su disfuncional familia, su incapacidad para adaptarse a la sociedad y su pésima labor como detective privado, en compañía de su amigo y colega Cornfed, este es un cerdo que parece ser el único sin graves desórdenes mentales de toda la serie. 

Ugly Americans

Quizás nadie es capaz de creer que un simple trabajador de servicios sociales contaba con la capacidad de conectar todo un universo rodeado de monstruos y de criaturas extrañas en situaciones bastante absurdas que involucraban depravación sexual, control del mundo (y el infierno), leyendas urbanas, sin olvidar las posesiones demoníacas, infecciones y manipulación genética.

En este punto es posible pensar que su creador Devin Clark se dedicó a la creación del epicentro del apocalipsis y este tenía su sede en Manhattan y que el círculo de autoayuda del Departamento de integración en cabeza de Mark Lilly, quien es el protagonista de dicha sitcom animada llena de humor negro, posee la sustancia perfecta con la que puede evitar que el fin del mundo se dé.

Aunque si se observa, a medida que transcurren los capítulos, está se asemeja a la reunión de una secta con todo el potencial de exterminio de la vida misma.