La manera de influenciar que tienen los dibujos animados en los más pequeños de la casa

En la actualidad los dibujos animados tienden a mostrar gran violencia, y casi en su totalidad, los niños desean igualar tales comportamientos que suelen observar en la televisión reflejando dichos comportamientos de los programas de televisión en su día día y ante cada acción, incluso llegando a reunirse o conformando pandillas o grupos.

De una manera constante, las conductas mostradas en la televisión se hacen más notorias en las conductas de los niños debido a que sus personajes favoritos de los dibujos animados pueden transformarse en una especie ejemplo a seguir, por lo que comienzan paulatinamente a seguir e imitar sus acciones y andanzas.

En pocas oportunidades, este tipo de comportamiento es demostrado ante sus padres o cuidadores, pero si frente a sus pares o a los niños que son más pequeños, pero además con sus juguetes, peluches o muñecos que puedan tener dentro de su habitación, u estás acciones no solo las muestran de un modo físico golpeando a algún muñeco o algún niño, sino que también pueden hacerlo a través de su forma de hablar llamando a algún niño con malas palabras como por ejemplo podría ser: muere maldito.

Cuando en realidad lo que buscan es solo pedirle que se quede en silencio pero no puede ser expresado de esta manera porque lo aprendido viene de la televisión y esto no siempre implica que se han empleado las mejores palabras.

En gran cantidad de oportunidades los niños suelen ver los mismos dibujos animados que el resto de sus amigos, pero si llega a suceder que no han visto algún capítulo, este pueden comentarlo en sus centros de estudio y en muchas oportunidades son motivo de risa para ellos lo que ha sucedió en ese capítulo quizás porque han matado a algún enemigo del protagonista, situación que les brinda una sensación de satisfacción.

Pero contrariamente, no siempre estos efectos causados por los dibujos animados tienden a ser negativos, ya que también es posible encontrar dibujos animados que no presentan violencia en su argumento, por lo que algunos son bastante tiernos y su mensaje es de enseñar cosas, como por ejemplo aquellos diseñados para niños con edades entre 3 y 6 años, con los que se busca enseñarle las partes del cuerpo, los colores o quizás, las vocales.

Generalmente, estos programas son vistos en compañía de los padres, y también muchas veces estos padres pueden ayudarles para que no se les olvide lo que van aprendiendo señalándoles por ejemplo, las partes del cuerpo y de esta manera ellos puedan identificarlas.

Otros programas que transmiten valores, u que ya tiene algún tiempo en la pantalla son los ositos cariñositos, donde se puede observar a una familia de ositos que viene a representar diversos sentimientos el cariño, el amor, la alegría, la diversión o también está un personaje que es gruñón, entre otros.

Esta es una familia donde todos se cuidan unos con otros buscando el bienestar común pero siempre manteniendo la alegría enseñándoles a los niños a que siempre pueden lograr sus objetivos y además cuidar a sus pares.